La muerte de un signo ortográfico

La muerte de un signo ortográfico

Carlos Mayoral es un joven filólogo autor del blog La Voz de Larra y  colaborador de  El Español y Jot Down. Precisamente en esta última revista cultural ha publicado un delicioso artículo, titulado “La muerte de un signo ortográfico”. Lean el primer párrafo y ya verán como siguen hasta el final:

“Como Aureliano frente al pelotón de fusilamiento, siempre habré de recordar el día en que mi profesora de Lengua, una anciana de nombre antediluviano y estricta preceptiva ortográfica, me llevó a conocer el signo de apertura de interrogación (Teodosia, no te olvidaré). ¿Qué hemos hecho con esa elegante manera de abrirle nuestra duda al texto? No culparé a nadie, a menudo hay en estos soportes que ahora utilizamos ciertas restricciones que amenazan con exterminar esta noble raza tipográfica. Ciento cuarenta caracteres por aquí, deja espacio para un vídeo por allá. Mientras, mi querida profesora burgalesa, que nos azotaba con historias sobre cómo el Cid había jurado en Santa Gadea gracias al primer castellano, se revuelve allí donde esté viendo cómo el símbolo de apertura de interrogación ya no le importa a nadie”.

2 Comments

  1. perdón por el offtopic, pero a veces los alumnos nos acordamos de los buenos profesores en un ramalazo de nostalgia por la juventud perdida y esas cosas y nos apetece saludar.

    Un saludo,
    fnet.

    Reply
    • Caramba, si ya sientes perdida la juventud, qué puedo decir yo.
      Gracias por el saludo y por tus palabras. Siempre mi mejor seguidor.

      Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *