La Máquina del Fango

 

 

 

Los invitados charlan en la redacción de El Periódico de Catalunya.

Jordi Évole conversa con los invitados del programa en la redacción de El Periódico de Catalunya.

 

“Salvados”, dirigido y presentado por Jordi Évole en La Sexta, constituye a menudo una magnífica oportunidad para debatir cuestiones relacionadas con el periodismo. Es el caso del espacio emitido el pasado 8 de noviembre, “La máquina del fango”, cuyo título se tomó prestado al escritor y semiólogo Umberto Eco, quien mantiene una teoría con el mismo nombre que se aplica a aquella forma de deslegitimar al adversario mostrando aspectos secretos de su vida.

Eco, al que los responsables del programa entrevistan en su casa, explica que para llevar a cabo esa deslegitimación no hace falta sugerir que alguien “ha asesinado a la abuela”, sino que es suficiente con que el simple hecho de decir “algo normal” sobre esa persona cree una sospecha o una sombra de duda.

En el terreno periodístico, “La máquina del fango” de Évole plantea la posible existencia de intereses ocultos a la hora de publicar determinadas informaciones periodísticas. Se sirve para ello de tres ejemplos recientes que ocuparon ampliamente la atención mediática: el “caso Trias”, las informaciones falsas de La Razón sobre el piso y la piscina del padre de Tania Sánchez y las numerosas noticias que circularon sobre los ingresos de Juan Carlos Monedero procedentes de Venezuela y su situación con el fisco.

Merece la pena invertir cerca de una hora en el visionado del programa. Ignoro el criterio que siguieron los responsables de “Salvados” al elegir a los invitados: Casimiro García Abadillo, exdirector de El Mundo; Julia Otero, de Onda Cero; Pilar Gómez, subdirectora de La Razón, y Juan Carlos Monedero, profesor de Ciencia Política de la Universidad Complutense y fundador de Podemos.

Quizá pudieron subir el nivel de los representantes del gremio periodístico, aunque me temo que la elección pudo estar condicionada por los temas y los protagonistas que aparecen en el capítulo. Interesantísimas también las reflexiones de Manuel Castells, sociólogo y experto en Comunicación Política, sobre los engranajes y las claves de las actuales campañas electorales.

A continuación, recojo algunas de las reflexiones que me parecieron más interesantes, sorprendentes y hasta polémicas:

Casimiro García Abadillo, exdirector de El Mundo.

Casimiro García Abadillo, exdirector de El Mundo.

“La mayoría de la gente se informa por la televisión y no por los periódicos… Si tú te lees los periódicos, te enteras de los temas”.

“No nos metieron un gol con el “caso Trias. La fiabilidad de la fuente era total. Nosotros nos cubrimos absolutamente”.

“Nosotros no miramos el calendario electoral cuando elaboramos una información”.

(A Monedero): “¿Tú por qué te crees que me han destituido a mí, porque soy amigo de la Casta. El IBEX 35 a mí no me ha apoyado?”

“No íbamos a por Monedero con un cuchillo” (por las denuncias periodísticas en su contra).

 

 

Juan Carlos Monedero, profesor de Ciencia Política y fundador de Podemos.

Juan Carlos Monedero, profesor de Ciencia Política y fundador de Podemos.

“No hay nada ingenuo (en periodismo). Calumnia, que algo queda, algo habrán hecho”.

“Cuesta tanto dinero mantener un periódico, que nada es gratuito”.

“¿Por qué en tan poco tiempo han cambiado a cinco directores de periódicos?”.

“Tiene que haber una reparación por parte de quien se ha equivocado (al publicar una noticia falsa)”.

(A García Abadillo): “¡No tiras de la manta! (sobre las verdaderas razones de su destitución), ¡Pues vaya periodista! ¡Teniendo una primicia y no la cuentas!

“Si te han calumniado en portada, la rectificación también tiene que ir en la portada”.

“Toda esta batería de ataques (noticias contra él) lo que pretendía era atacar a Podemos”.

“Desde la Guerra de Vietnam y el Watergate, nadie desde los medios de comunicación puede atacar al poder”.

 

 

Julia Otero, directora del programa "Julia en la onda", de Onda Cero.

Julia Otero, directora del programa “Julia en la onda”, de Onda Cero.

“Los periodistas, en general, no somos mejor que los fontaneros, los taxistas o los médicos. ¿Cuándo confiesa un médico que se ha equivocado en un tratamiento? Somos igual que los demás, para bien o para mal”.

“Cada noticia tiene el tempo y el momento justo en el que se convierte en carne de titular”.

“A mí no me parece mal que el ciudadano desconfíe de las noticias que lee”.

“Sigo pensando que una sociedad sin prensa medianamente libre no es una sociedad democrática”.

 

 

 

Pilar Gómez, subdirectora de La Razón.

Pilar Gómez, subdirectora de La Razón.

“¿Cuántas veces las cosas son portada y a los dos días dejan de estar en el periódico?”.

“Cuando tú das una información no piensas en el daño personal”.

(Sobre las falsas noticias que afectaron al padre de Tania Sánchez): “Nosotros rectificaremos como nos diga la ley que tenemos que rectificar”.

AQUÍ PUEDES VER EL CAPÍTULO COMPLETO

El Fidel Castro más humano

fidel 2

Madrid, 24 de octubre de 2015

Hoy en día es inimaginable pensar que un político vaya a compartir con los periodistas su intimidad, sus pensamientos, sus recuerdos y su mundo interior. Los representantes políticos no se sienten precisamente cómodos delante de los informadores. A la mayoría de ellos les incomodan, e incluso les irritan, las preguntas de los reporteros, por quienes no sienten un gran respeto. Evasivas, silencios y respuestas predecibles constituyen el exiguo menú con el que la clase política trata de saciar el apetito de los medios de comunicación. En este escenario, resulta gratificante y sorprendente ver documentales como “Un viaje con Fidel”, elaborado por CNN en Español y emitido por el canal TCM, en el que un joven periodista norteamericano, Jon Alpert, tiene el privilegio de acompañar al líder cubano Fidel Castro, en un viaje realizado en 1979 a Nueva York para pronunciar un discurso en la sede de la ONU, en representación del movimiento de países no alineados. Sorprendentemente, Fidel Castro permitió que Alpert grabara con su cámara toda esta visita. El reportero parecía un miembro más del séquito del comandante y disfrutaba de un contacto directo y permanente con el político cubano. Buena parte del material utilizado en el documental ha permanecido inédito porque en él se muestra a un Castro que habla de política sin tapujos, muestra su lado más humano y parece no tener secretos para el periodista, que le acompaña en todo momento durante su estancia en la capital neoyorkina. El reportaje comienza con la salida del avión presidencial de La Habana, con un Castro que contesta en pleno vuelo las preguntas que le hace Alpert. El líder de la revolución cubana afirma que no tiene miedo de pisar suelo estadounidense y enseña ante la cámara su pecho desnudo para demostrar que no lleva ningún chaleco antibalas. “Solo tengo un chaleco moral”, dice sonriendo. “¿Que si llevo algo especial? ¿El qué? ¿Una bomba atómica? Les puedo asegurar que no”, bromea con el periodista. El documental continúa con el aterrizaje del avión en Nueva York, con un incidente con el Departamento de Inmigración de los Estados Unidos que indignó al presidente cubano; la intervención de Castro ante la Asamblea General de la ONU; la recepción posterior y su regreso a La Habana. Durante su breve estancia en suelo norteamericano, apenas 72 horas, Castro permitió que Alpert entrara con su cámara en el apartamento en el que se hospedaba y pudiera retratarle tumbado relajadamente en la cama o bromeando con sus colaboradores cercanos. Un documental magnífico en el que, intencionadamente o no, aparece el Fidel Castro más humano. Un trabajo periodístico irrepetible en los tiempos que corren.    

 

Los medios españoles, los menos creíbles

Informe Reuters 2015

Informe Reuters 2015

Madrid, 16 de octubre de 2015

El más reciente informe del Instituto Reuters para el Estudio del Periodismo, dependiente de la Universidad de Oxford, ofrece unos resultados muy poco satisfactorios para el mundo el periodismo, en general, y para el periodismo español, en particular. De acuerdo a los resultados de la investigación, que ha analizado doce países del mundo, ocho de ellos europeos, la confianza de los ciudadanos en las noticias que ofrecen los medios españoles españoles se encuentra en mínimos históricos. Tanto es así que solamente un 34% de los consultados confía en las noticias que los medios españoles ofrecen, mientras que, por ejemplo, Finlandia, que luce el primer puesto en lo que respecta a la credibilidad de sus medios, alcanza un 70% de confianza por parte de los lectores. Según el trabajo del Instituto Reuters, entre los más creíbles también se encuentran los medios de países como Brasil (62%), Alemania (60%) y Dinamarca (57%). Otros medios europeos con datos similares a los de España son Italia (35%) y Francia (38%), mientras que el único país que confía en sus medios menos que España es Estados Unidos, con un 32% de confianza. Otro aspecto que recoge el estudio son las nuevas opciones de modelo de negocio que se plantean los medios digitales, como son el cobro por el acceso al contenido o la posibilidad de ofrecer suscripciones. Ante esto, el 59% de los españoles consultados no pagaría nada por estos servicios independientemente del precio que tuviesen. Pero hay ciudadanos de otros países que son mucho más reticentes a pagar por el contenido, como los estadounidenses, con un 67% que rechaza esta opción, o los británicos, con un 75% de los usuarios consultados que se oponen a esta medida.