De vuelta

De vuelta

Publiqué la última entrada en el blog el 25 de octubre del año pasado y, desde entonces, no me habéis visto el pelo por aquí. Eso tampoco debe sorprender a los pocos pero fieles lectores que tengo, porque la historia del Guerrero ha sido siempre la del quiero y no puedo, la del ahora estoy pero ahora ya no. Los últimos meses han sido bastante intensos desde el punto de vista profesional, tan interesantes como decepcionantes. Ha sido una breve incursión por el universo digital y las redes sociales que me ha permitido confirmar mis peores temores sobre el futuro de una profesión que agoniza. El tiempo pasa para todos, las exigencias son cada vez mayores y las condiciones de trabajo empeoran por momentos. Quizás habría que decirle al maestro Gabo, aunque fuera desde el cielo, que no, que el periodismo ya no es el mejor oficio del mundo. Y también me atrevería a sugerirle al maestro Kapuscinsky que revisase aquella mítica frase que muchos compartíamos: “Para ser periodista hay que ser buena persona ante todo”. Perdón por el tono pesimista. Sigo en pie y creyendo en lo que he hecho durante más de treinta años, pero qué difícil resulta en estos...
El billete de Gabo vale 50.000 pesos (15 euros)

El billete de Gabo vale 50.000 pesos (15 euros)

El premio Nobel de Literatura Gabriel García Márquez ya tiene un nuevo billete que circulará en su país natal, Colombia, con un valor de 50.000 pesos (poco más de 15 euros).  Según recogen distintas informaciones periodíticas, el billete tiene en la cara principal (anverso) el rostro de Gabo, acompañado de su figura y las mariposas amarillas que siempre lo caracterizaron. El reverso es un tributo a las culturas indígenas de la Sierra Nevada de Santa Marta, donde se puede observar dos nativos junto al paisaje de Ciudad Perdida, territorio ancestral de las comunidades de esta zona del país. Estos billetes incorporarán tintas e hilos de seguridad de colores intensos con efectos de cambio de color y movimiento que facilitarán su...

Cien años de soledad

“Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo…” Así empieza Cien años de soledad, uno de los libros imprescindibles en mi biblioteca personal. Hoy cumplí el ritual de ir a la Feria del Libro de Madrid, para hartarme de gente y de ver los mismos libros en las mismas casetas de siempre. Sin embargo, hoy la dediqué bastante menos tiempo del habitual. Fui al mediodía al Parque de El Retiro, di un paseo en barca con la peque y recorrí un breve tramo de la feria. Me detuve en la caseta de la Real Academia de la Lengua y compré la cuidada edición que ha publicado con motivo de los 80 años del autor y los 40 de la genial obra de Gabo. La leí hace unos 25 años y pienso releerla ahora, revisada y mejorada por el autor, y acompañada de un interesante glosario, un árbol genealógico de los Buendía y varias semblanzas de Mario Vargas Llosa, Carlos Fuentes y Álvaro Mutis. Todo por menos de 9 euros. Un buen motivo para ir a la...