La muerte de un signo ortográfico

La muerte de un signo ortográfico

Carlos Mayoral es un joven filólogo autor del blog La Voz de Larra y  colaborador de  El Español y Jot Down. Precisamente en esta última revista cultural ha publicado un delicioso artículo, titulado “La muerte de un signo ortográfico”. Lean el primer párrafo y ya verán como siguen hasta el final: “Como Aureliano frente al pelotón de fusilamiento, siempre habré de recordar el día en que mi profesora de Lengua, una anciana de nombre antediluviano y estricta preceptiva ortográfica, me llevó a conocer el signo de apertura de interrogación (Teodosia, no te olvidaré). ¿Qué hemos hecho con esa elegante manera de abrirle nuestra duda al texto? No culparé a nadie, a menudo hay en estos soportes que ahora utilizamos ciertas restricciones que amenazan con exterminar esta noble raza tipográfica. Ciento cuarenta caracteres por aquí, deja espacio para un vídeo por allá. Mientras, mi querida profesora burgalesa, que nos azotaba con historias sobre cómo el Cid había jurado en Santa Gadea gracias al primer castellano, se revuelve allí donde esté viendo cómo el símbolo de apertura de interrogación ya no le importa a...

Campaña de Alfabetización Bloguera

Un blog mexicano, Escribe sin faltas, puso en marcha el pasado mes de octubre una Campaña de Albabetización Bloguera con la que reclama un mayor cuidado de la ortografía en las bitácoras. La forma de apoyar la campaña es incluir en el blog un botón de fondo que incluye la frase ‘Eres lo que escribes. Eres como escribes’. Yo he decidido sumarme a la iniciativa. Extraigo a continuación un párrafo del artículo que justificaba la campaña: “La mayoría de ustedes supongo que son estudiantes universitarios (o egresados), y es una vergüenza que a estas alturas, algunos escriban sin el más mínimo respeto por la lengua española (los estudiantes de secundaria y preparatoria tampoco se escapan). Es cierto que hay errores que ni volviendo a nacer se corrigen, pero algo tan básico como la ortografía solo se aprende si uno quiere, y creo que el blog es una oportunidad para...